Cinco verdades sobre la contratación


Por Luis Trunchado, Blog Healthy Resurces

Como continuación de las entradas sobre metodologías de selección y nuevas tecnologías I II, me ha venido inspiración de la Newsletter de la AESC con una pregunta ya visitada: ¿la crisis está cambiando las reglas del juego a la hora de encontrar buenos candidatos?

Muchos comentarios proclaman que la actual recesión es una de esas situaciones que cambian las grandes reglas e inercias. En realidad, muchas antiguas reglas se siguen aplicando: a los booms de crédito siguen contracciones de crédito, la oferta y la demanda no aguantan mucho desequilibradas, nadie da duros a cuatro pesetas, los castillos de naipes siempre se acaban cayendo, etc.

De manera similar, fuerzas inmutables continúan gobernando la contratación de talento. A pesar de la proliferación de portales de empleo, sites de empresas,  software de RH, networking, redes sociales y similares, hay pocos -si es que hay alguno- atajos para encontrar esa aguja en el pajar que ayude a una organización a mejorar sus resultados y su rendimiento. Cinco verdades sobre el valor de la consultoría profesional de RH:

El talento siempre es escaso

Aunque parezca contradictorio con un desempleo creciente, es un hecho indiscutible. Ninguna empresa en dificultades quiere nunca ahorrarse las nóminas…de sus empleados valiosos!  En general, los profesionales clave en puestos con capacidad de influenciar los resultados raramente se ven afectados por reducciones de personal e incluso suelen ser objeto de planes específicos de retención. Si no están descontentos, no suelen estar buscando activamente, por lo que el reto desde siempre es identificarlos y atraerlos.

El coste de una mala contratación excede la inversión en una buena.

Los costes de identificar, entrevistar, contratar y entrenar a una persona son altos y hay que volver a incurrir en ellos una y otra vez hasta que se localiza al profesional adecuado y se le persuade para trabajar con nosotros.

¿Consecuencias de una mala contratación?: el trabajo no se hace bien: se hace regular o mal; sufre la productividad, caen los beneficios y la moral se desploma (sobre todo si el/la culpable tampoco encajaba con la cultura corporativa). Por no hablar del coste de las oportunidades perdidas…

Cuesta separar la paja del heno.

Un CV es una foto más o menos fidedigna de la carrera de un candidato potencial, pero es necesario descartar las exageraciones (e incluso mentiras), inexactitudes, imprecisiones, ambigüedades y las omisiones.

En este caso, los consultores (sobre todo los especializados en una industria  o un segmento a lo largo de su trayectoria) suelen conocer a muchos candidatos a lo largo de los años -les habrán hablado, entrevistado, actualizado, e incluso tenido como candidatos o clientes-. Además de conocer a los candidatos, los consultores especializados ofrecen un excelentebenchmark natural de la función en las empresas líderes del sector: algunas serán clientes y otras serán campo de búsqueda.

Internet y sus herramientas son pobres jueces de la naturaleza humana.

Muchos candidatos cargan (no todos…) sus CV con habilidades, cargos y logros que captan la atención del lector…o del buscador de palabras clave!  Esaskeywords hay que traducirlas a:  habilidades de gestión, inteligencia emocional, estilo de comunicación, capacidad de trabajar en equipo, liderazgo, etc.  Interpretar esas palabras clave hacia competencias con mayor  grado de certeza (pocas veces total) es la voluntad de todas las empresas antes de incorporar talento.

Soy de la opinión de que un profesional experto en entrevistas y selección sigue teniendo un rol crucial en aportar valor al proceso y a las dos partes: la empresa que le contrata y el candidato que puede aprovechar un coachpuntual.

Una búsqueda y contratación bien hechas ahorran tiempo y dinero.

Cuando empieza una crisis en una empresa, surgen varios lugares comunes: ”Cambiemos de agencia de publicidad”, “No hagamos ese caro estudio de mercado”, “Recortar gastos de formación” o “Aprieta alheadhunter“.

Sin embargo, hay buenas razones para contratar ayuda externa profesional, que ofrezca valor de consultoría. Los consultores profesionales de búsqueda de directivos ( al menos los miembros de la AESC, aunque posiblemente otros) van a proteger la confidencialidad del proyecto y van a poner toda su experiencia, profesionalidad y empeño en ”acertar a la primera”, ofreciendo un proceso efectivo y eficiente.

Original en: Business Times Singapore. vía AESC SeachWire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s