PFIZER: El alto precio de la irresponsabilidad corporativa


Pfizer aceptó pagar 2.300 millones de dólares para compensar los daños derivados de su actuación comercial: $ 1.300 para cerrar el expediente penal y $ 1.000 para la parte civil. En la operación juzgada la empresa propasó los linderos de la ética y “pisoteó” el terreno legal, al promocionar productos farmacéuticos sabiendo que ponía en riesgo la salud de miles de ciudadanos. En todo caso, se trata de la mayor multa histórica por comercializar de manera irregular medicamentos bajo prescripción médica, según informa el diario BBC.

John Kopchinksi -veterano de la guerra del Golfo y ex agente de ventas de Pfizer – decidió enfrentarse con pruebas concluyentes a la corporación farmacéutica y denunciar esas prácticas ilegales. El ex vendedor afirmó que Pfizer promocionó el  anti inflamatorio Bextra para varios usos y dosis que la FDA (Food and Drug Administration) había rehusado validar, debido a sus riesgos”. Al mismo tiempo, Kopchinksi reflexionó sobre su actuación personal: “En el ejército se esperaba de mí que protegiera a la gente a como diera lugar. En Pfizer se esperaba de mí que aumentara las ganancias a como diera lugar, incluso cuando las ventas estaban poniendo vidas en peligro. Y no pude hacerlo”.

No es la primera vez que la compañía farmacéutica “tropieza” de esta manera. La práctica sancionada esta vez no parece ser el descuido de algún ejecutivo deshonesto…y eso es preocupante: el historial de la multinacional.

Nigeria, 1996. Pfizer realizó un ensayo clínico con un antibiótico (Trovan) durante una epidemia de meningitis. Los médicos enviados por la farmacéutica captaron a 200 niños y prometieron a sus familias que los curarían. Como resultado de esta operación 11 de ellos murieron y muchos más sufrieron efectos secundarios graves, incluidos daños cerebrales. La empresa entonces desmontó su campamento y se retiró dos semanas después de arribar a la zona, sin ofrecer mayor información. Uno de los investigadores que participó en la misión denunció los hechos -mediante una carta firmada- ante el máximo directivo de la farmacéutica. Al día siguiente, el empleado fue despedido y Pfizer alegó que la medida no tenía relación con la misiva.

Las autoridades de Kano (ciudad del norte de Nigeria donde sucedieron las muertes) iniciaron una demanda judicial (civil y penal) contra la farmacéutica por US$ 2.000 millones, y el gobierno federal hizo lo mismo por otros US$ 6.500, alegando  que Pfizer no obtuvo la aprobación adecuada para realizar el ensayo, y que engañó a los padres. La empresa negó todos los cargos, mientras iniciaba conversaciones para solucionar esas demandas.  Finalmente, el acuerdo extra-judicial se estanco por los desacuerdos acerca de las responsabilidades y compensaciones. El presidente de la asociación de familiares de víctimas de Kano, Alhaji Maisikeli, consideró la oferta insuficiente: “Es vergonzoso y humillante como la misma empresa puede ofrecer US$ 21 millones para pagar los honorarios legales y compensar pobremente con US$ 10 a las 200 víctimas en Nigeria”.  En abril del 2009, el diario The Independet informó de un posible acuerdo final; pero éste no fue posteriormente confirmado.

España, 2005. La farmacéutica india Ranbaxy y la alemana Ratiopharm, dos de las mayores productoras de medicamentos genéricos, llevaron a Pfizer ante los tribunales españoles por un conflicto sobre los derechos de venta exclusiva sobre el fármaco atorvastatina, que Pfizer comercializaba en exclusividad. Finalmente los juzgados fallaron a favor de respetar los derechos de exclusividad hasta el año 2010.

Es importante resaltar que estamos hablando de la mayor empresa farmacéutica del mundo. Para poner un ejemplo, y según informa la propia empresa: “uno de cada cuatro españoles es tratado con medicina marca Pfizer”. Hay que recordar también que la firma produce el medicamento Lipitor (Zarator o Cardyl) que es el más vendido del mundo. Solo en el año 2004 Pfizer facturó por este fármaco 10.862 millones de dólares. También produce Celsentri usado en el tratamiento del VIH o el famoso Viagra. La corporación norteamericana ciertamente ha desarrollado algunas obras de acción social; y ciertamente su actuación difiere de una región a otra, en los más de 180 países en los cuales está presente. Pero, como decían los abuelos, borra con el codo, lo que escribe con la mano”…y según parece tiene un codo torpe.


Rogelio Oré Aguilar 
Read more: http://www.diarioresponsable.com/articulo/9590-pfizer-el-alto-precio-de-la-irresponsabilidad-corporativa#ixzz0QXCLZFZW

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s