El Doctor Simi va por el mercado guatemalteco – Guatemala


Cuatro años después de su alianza para llevar Farmacias Similares a Guatemala, Rigoberta Menchú Tum y el mexicano Víctor González Torres se separan. 

El inicio de esta historia empresarial se sitúa en una noche de primavera en México. 
En el restaurante francés del lujoso Hotel Presidente Intercontinental, los comensales disfrutaban de una fuente de mariscos regada con un buen vino tinto. Dos de ellos no podrían haber pasado inadvertidos a los ojos del resto de la clientela. El hombre, un millonario excéntrico, polémico. 
La mujer, un símbolo mundial, distinguida por su lucha a favor de los indígenas

La charla derivó en el negocio farmacéutico del primero. Él dejó caer la pregunta, como de pasada. “¿Y por qué no llevas las farmacias a Guatemala?”. Los ojos de la mujer brillaron de emoción. Meses después, en noviembre de 2003, Víctor González Torres, el empresario de este relato, y Rigoberta Menchú Tum, premio Nobel de la Paz 1992, verían materializada la plática de esa noche, al abrir el primer local de Farmacias Similares en el país.

Cuatro años después, los mexicanos decidieron relanzar la marca, cambiarle nombre, transformar la imagen y dejar al margen a Menchú de la cabeza del Consejo de Administración. 

Guatemala fue la primera excursión foránea de González Torres, tras consolidar la presencia de su imperio de medicamentos genéricos en México.

En octubre de 2003, Menchú y González Torres establecieron en Guatemala la sociedad Salud para Todos, con un capital de US$250 mil, y al mes siguiente abrieron el primer local. Prácticamente todo el aporte salió de la billetera del millonario mexicano. En ese momento, la ecuación parecía cuadrar: el hombre del capital tenía los recursos para emprender el negocio, la activista, ahora convertida en empresaria, aportaría la imagen para promover una empresa ambiciosa. 

Con esa fórmula crearon la sociedad Salud para Todos. El entorno era ideal, pues más de la mitad de los 12 millones de guatemaltecos es pobre y buena parte de ese segmento carece de acceso a servicios de salud formales. Pero el negocio no navegó como sus creadores imaginaron, y de ahí la reestructuración. 

EMPUJE AGRESIVO

Fiel al espíritu de González Torres, Farmacias Similares se lanzó con todo por el mercado chapín. De entrada, anunció una inversión de US$1 millón, especialmente en publicidad.

“El mercado de Centroamérica es atractivo. Tenemos muchas esperanzas puestas en Guatemala”, refirió González Herrera, ejecutiva en cuya oficina se exhiben los mapas de los sitios bajo su tutela: Guatemala, El Salvador, Chile y Argentina. 

De esos mercados, el chileno se ha desenvuelto mejor con ventas anuales por US$1.3 millones, superiores a US$1 millón en Guatemala y El Salvador, y US$300 mil en Argentina.

A los 100 locales que tiene en suelo guatemalteco y uno en El Salvador, González Torres quiere agregar otro centenar en Guatemala y tres más en territorio salvadoreño. El empresario, que también cambió el nombre de la marca a Farmacias del “Doctor Simi”, proyecta que del total de nuevos establecimientos, 50 sean propios y el resto franquicias, cuyo costo es de US$25 mil. 

En Guatemala, las farmacias del “Doctor Simi” venden 400 productos, de los que un 75 por ciento proviene de México y el resto del Istmo. En un plazo de dos años, la transnacional prevé llegar a 400 establecimientos en Guatemala, un mercado que quizá sea el más jugoso de la región en materia de medicamentos genéricos. 

GUERRA DE PRECIOS

Según un diagnóstico del mercado centroamericano, elaborado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en Guatemala operan unos 400 laboratorios, y un 40 por ciento de los fármacos que se ofertan son genéricos. 

La plaza guatemalteca, en la que González Torres tiene ambiciosos planes, se caracteriza, según la OPS, por el surgimiento de farmacias de “precios bajos”, entre las que destacan las del “Doctor Simi” y su rival más directo, Farmacias de la Comunidad; las ventas del ramo farmacéutico en Guatemala se ubican en US$120 millones, equivalentes al 25 por ciento de todo el mercado de América Central. 

GENIO Y FIGURA…

González Torres es un empresario sui generis. El álter ego del “Doctor Simi” proviene de una familia fértil en figuras públicas. Su hermano Enrique fue rector de la jesuita Universidad Iberoamericana, su hermano Jorge fundó el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que legó a su hijo Jorge Emilio, y su hermano Javier es propietario de la cadena de farmacias “Doctor Ahorro”, con presencia en México y Argentina, con quien mantiene una intensa pugna.

Farmacias Similares, surgida en 1997, tiene más de 3 mil 500 tiendas en México. Ventas anuales de US$900 millones, el magnate presume de tener el 25 por ciento del mercado mexicano y 13 millones de clientes. En Chile, 56 locales y 15 en tierras gauchas.

 González Torres, quien en 2006 trató de ser candidato a la presidencia mexicana, intentó, sin éxito, entrar en el mercado cubano, cortejando a Fidel Castro. La negativa del entonces presidente caribeño a abrir ese restringido sector, convirtió al inversionista en uno de sus más acérrimos críticos. El multimillonario, quien le compró en 1976 a su mamá Laboratorios Best -fundado en 1953 -, busca seguir exportando su modelo de negocios y su esquema de beneficencia.

El Periodico, 25 de agosto 2008

5 comentarios en “El Doctor Simi va por el mercado guatemalteco – Guatemala

  1. necesito saber si en salama existe alguna de estas farmacias y si fuera posible obtener la dirección . los felicito por que si han crecido en el mercado guatemalteco

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s